martes, 22 de agosto de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" martes 15 de agosto de 2017


la gente
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para la gente

La política habla de la gente. Sí, la gente. Según el diccionario la gente es un número indeterminado de personas, o un grupo de personas. Mucha gente, poca gente, toda la gente. La política le habla a la gente, hasta que, fundamentalmente el PRO, la volvió más amigable y rebautizó a la gente como vecino. La gente y el vecino, parecen lo mismo pero no lo son. Los vecinos, aparentemente, en un extraño juego de significantes, serían más importantes que la gente. El vecino de a pie o el vecino común, podrían estar en ese juego un escalón más abajo que el vecino, pero siempre por encima de la gente.
Ni a la gente ni a los vecinos la política los llama o denomina ciudadanos. Ser un ciudadano parecería ser otra cosa. Ciudadano huele a título nobiliario, a pertenencia. Ser ciudadano implicaría reclamar y ejercer los derechos que el estado normalmente no nos otorga. Pero también ser ciudadano implica cumplir con un montón de obligaciones que en general no tenemos ganas de asumir, en general, somos así. Preferimos ser vecinos, o simplemente gente.
La gente vota, y con este nuevo paradigma de campaña desideologizado, teatralizado y minimalista: “la gente es de carne y hueso”, o “la gente tiene hambre”, o “sabemos que hay un montón de gente que la está pasando mal’.  Estas frases se pueden encontrar en cualquier discurso, sea opositor u oficialista.  Es que en esta campaña de fórmulas publicitarias e imágenes perversas, todos se parecen. Todos están tristes por  lo que le pasa “a la gente”.
Es interesante escuchar como “la gente sufre la inseguridad” y “soporta el ajuste del gobierno” mientras que “el vecino ve que se están haciendo obras que no se hicieron en los últimos cincuenta años”, y no importa que sea la misma persona a la que no le alcanza la guita pero disfruta de más presión de agua en la ducha de su baño, acá todavía no. El límite entre la gente y el vecino a veces se vuelve demasiado sutíl. “La gente nos eligió para gobernar”, “gobernamos para la gente” pero “gestionamos para el vecino”.
En las elecciones la gente vota, y las encuestas dicen más o menos que la gente en el conurbano bonaerense no está conforme con el gobierno en un tanto por ciento, pero que la misma gente ve con ojos positivos a la gobernadora Vidal en otro tanto por ciento. Las encuestas también dicen que la gente, alrededor de un porcentaje  votó a Cristina Kirchner, y otro por ciento lo hizo por Esteban Bullrich, y que más o menos eligió a Sergio Massa, casualmente el político que más utiliza la referencia a “la gente”.
Y cada uno de ellos le habla a la gente de cosas distintas. Unos hablan de “cambio, corrupción, herencia”, otros de “economía, desempleo”, y otros de “inseguridad”, como si la gente, o al menos un buen grupo de gente no pudiese combinar los factores. Ejemplo: hay gente que se angustia por la economía, sufre la inseguridad, teme al desempleo, está harta de la corrupción y quiere un cambio. ¿Qué clase de gente es esta? No hay un discurso claro.
“A la gente no le importan las PASO hay que sacarlas dicen. Pero si le importarían las elecciones de octubre. “Existe más de un tercio del electorado que define su voto en la semana previa a la elección”, dicen también, y presumo sólo de atrevido que es la misma gente a la que no le importa la elección de agosto y si le importaría la elección de octubre. Ahora con los números puestos la elección fue una fiesta y sirve.
¿Por qué y por quién vota la gente? Nadie esclarece aún la composición del voto con claridad meridiana. Se hacen estudios cruzados, encuestas directas y complementarias, análisis, marketing, se utiliza la publicidad, las redes sociales, trabajos de campo sociológicos y psicológicos. Se dispone de un arsenal de consultoras, especialistas, recursos y no obstante no termina de ajustarse el resultado. “El comportamiento de la gente es manipulable y previsible” aseguran,  pero los tiempos demuestran que cada vez es más difícil fidelizar el voto.
Mi vecino, el que vive al lado, mí vecino, que es parte de la gente, me preguntó cuándo y qué cosa se votaba. Le dije que ahora, legisladores y en octubre lo mismo. Quien ganó preguntó, le dije, también, que gane la gente, se hace cada vez más difícil.


# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

martes, 15 de agosto de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" lunes 14 de agosto de 2017.-

Lo que no cambia en un día, garantías que no están...
por Carlos Madera Murgui #



Resultado de imagen para garantías individuales constitución



Elecciones de octubre mediante, este país que amamos, aunque no estalle, seguirá siendo destruido minuto a minuto. Y la sociedad ni se dará cuenta porque el sistema menti mediático continuará ocultando todo. Como ahora mismo, que no se habla del Brasil real, corrompido y con millones de marginados; ni de la corrupción en España que ya alcanza a la corona y por supuesto, no dicen ni una palabra de la derrota de los EE.UU., Europa e Israel en Siria. Tampoco nadie se espanta por las demenciales amenazas de Donald Trump. Pero eso es de afuera. Lo de anoche, bordea lo vergonzoso, más allá de cualquier resultado. No es engañar a un partido, es engañar a la voluntad popular, a todos. Y hablo de la constitución, porque no hay cosa imaginable que nos asegure con cualquier gobernante no ser embaucados. Que cada uno le busque el dolor que quiera.
Ése es el contexto. Así de grande es el engaño en que esta gente mantiene al pueblo argentino. Y así de grande el desafío. La Argentina necesita  que el pueblo exija lo que escuchó de sus “representantes” y luego distorsionan con los mandatos recibidos. La Constitución  o algo  que garantice y defina para siempre que la salud, la educación y la previsión social son responsabilidad estatal básica y el papel rector del Estado es irrenunciable e insustituible; que el subsuelo del territorio nacional es de todos y no de cada gobernador y que esa propiedad es exclusiva, excluyente e indelegable del Estado Argentino. Además que la constitución esté por encima como el instrumento que limite y regule per se, por encima de los jueces con ganas o no de someterse, como aparece a priori, y no decisión particular.
Además y entre otras definiciones fundamentales  debería declarar que esta nación honrará solamente la deuda externa pública legítima, o sea aquella que apruebe el Congreso por dos tercios, y no asumirá responsabilidad alguna ante endeudamientos dispuestos por funcionarios descontrolados, para toda la vida.
Asimismo, deberá establecer para siempre que el negocio de la información no puede ser monopólico y cada servicio debe ser brindado por prestadores en competencia y sin exclusividad. Como en los Estados Unidos, donde bajo controles y límites precisos sólo se permiten expansiones en forma horizontal, lo que significa que los medios televisivos no pueden ser propietarios de diarios, revistas, radios o cables, ni los de éstos, propietarios de otros medios. Los Estados Unidos, aquel que tanto miran y envidian se mueve con la misma ley de medios que aquí tiraron a la basura.
Por espíritu nacional y conciencia popular, debería desautorizar absolutamente y para siempre toda política de destrucción del tejido industrial y productivo de la nación, que es la verdadera y única garantía de paz social. Y enmarcar una política agraria equitativa y protectora del pequeño productor, garantice el arraigo y ponga en manos del Estado el manejo del comercio exterior tanto agrario como industrial. No existe ahora ninguna garantía que prohíba acciones para cuales el pueblo no voto.
Todo esto no es pura utopía, y estamos a tiempo de instalar esta conciencia en la ciudadanía.
Ahora lo urgente es recuperar los mejores sentimientos nacionales que nos fueron inculcados por generaciones, y que están vigentes. Esos que los dictadores traicionaron cuando Malvinas, y sin embargo siguen vivos. Esos que las jóvenes generaciones todavía pueden comprender, antes de que estos tipos privaticen incluso la educación y por ejemplo el año que viene, centenario de la reforma de 1918, empiecen a arancelar las universidades. Esos sentimientos que nos formaron como nación y muchos próceres contemporáneos, radicales, socialistas y peronistas aún tienen sentido a pesar de los colonizados como vemos en todos los partidos. 
Acaso sea la última oportunidad de la Argentina, porque le están lavando velozmente la cabeza no sólo a los grandes, sino a los chicos. Los mantienen paveando ante dispositivos electrónicos mientras a los grandes los anestesian con  telebasura, la consigna es que no hay que saber nada, y eso está bien y también con ficciones envasadas cuyos guiones sólo fortalecen la ideología dominante. 
Así es como convierten a la ciudadanía en mercado, en meros consumidores. Y así degradan y neutralizan la potencia creadora de la juventud. Esta gente no son más que meros psicópatas perversos. Son abusadores de la confianza de millones de ciudadanos a los que primero engañaron, y ahora los violan en todos sus derechos e ilusiones.
Por voluntad popular, por plebiscito y para cambiar todo lo necesario en profundidad, en aras de una democracia participativa que no desdeñe la representatividad pero que no permita y sí castigue las traiciones de los representantes. Y debe habilitar reformas para ser siempre moderna, pero inmodificable en los principios.
Que nadie venga ahora con el cuento estúpido de que todo esto es idealismo. Esto es una tarea, noble, necesaria y urgente. Y quizás la última antes de que nos quedemos sin Patria, aunque sigamos votando, votando y votando.

# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470

miércoles, 9 de agosto de 2017

Entre lo que necesitan los chicos…. no lo que quieren,…. y la  “suerte” de vivir acá, que todo lo indulta.

por Carlos Madera Murgui #


Resultado de imagen para suicidio adolescente

En medio de las noticias de impacto político, como las elecciones, mientras debatimos sobre economía, métodos, formas, procederes, ideas , la problemática social de los jóvenes  pide permiso, para lograr un lugar en la discusión y mostrar los números duros y difíciles que explican la vulnerabilidad de ese grupo social (nuestros hijos, sobrinos, nietos...), jóvenes en crecimiento, procurando ser nativos de una época que los reciba con los brazos abiertos para el estudio y el trabajo.Algo que, lamentablemente, nuestra Argentina no parece estar preparada a otorgarles tan fácilmente.Los números que, por ejemplo, UNICEF dio a conocer recientemente son elocuentes.Muestran que uno de cada dos pibes de entre 13 y 17 años es pobre.Una pobreza que golpea mucho más que al conjunto de la población: entre chicos hay más pobres.Unicef también reveló que entre 2011 y 2015 también crecieron denuncias por hechos violentos hacia niñas, niñas y adolescentes, por parte de las fuerzas de seguridad.
En la Argentina medio millón de adolescentes están fuera de la escuela y solo la mitad de los que ingresan terminan el nivel secundario.
Y en cuanto al trabajo, el propio INDEC reconoce que del total de desocupados que tiene la Argentina, la mayoría son jóvenes de menos de 30 años.
Los que tienen 20 años suman casi el 46 por ciento del total de personas en condiciones de trabajar pero sin empleo. ¿Hay algo peor que podamos ansiar para nuestros chicos?
Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, la Argentina tiene una tasa de suicidio en aumento.
Hablamos de una tasa de suicidio joven que pasó de 7,3 muertes cada 100 mil habitantes en 2011 a 14,2 en 2015.
En cuatro años la cantidad de chicos suicidados se duplicó.Y en casi 20 años, desde la década de los 90 la misma tasa se triplicó.
Según datos del Ministerio de Salud, el sector de la población joven con más tasa de suicidio se da entre chicos, especialmente varones, de entre 15 y 24 años.
Algo no estamos haciendo bien; por no tener conciencia de lo que significa para una sociedad ver que nuestros hijos se quitan la vida; y por no estar haciendo muy poco para frenar esta situación de auténtica crisis social.
Los especialistas de la temática dicen "Es cierto, pero la tasa de suicidio adolescente crece en el mundo", pero yo vivo acá.
y en los últimos 45 años la tasa de suicidios aumentó un 60 por ciento en Argentina y en muchos otros países, ahí vale.
Además en nuestro país, este dramático indicador social se combina con otras realidades sociales que pone a los chicos en un contexto todavía más vulnerable: la de la pobreza y la exclusión social.
Es que estamos criando pibes pobres, sin trabajo, agredidos y golpeados y empujados a la propia muerte.
El suicidio en países subdesarrollados como el nuestro cobra un dramatismo todavía mayor.
Hablemos de las causas del suicidio adolescente.
La frustración es, sin dudas, uno de los principales motivos.
Las metas no cumplidas empujan a cientos de chicos a quitarse la vida.
Un escenario agravado por los excesos de alcohol y drogas...de pibes cuyos padres probablemente incurran en sus propios excesos.
Hablamos de padres que se exceden en varias porquerías, pero también en su trabajo, en sus compromisos sociales extra hijos. Y no digo que el exceso de trabajo,  para quien lo tenga, por voluntad propia, pase a ser un problema, seguro sin equivocarme es una única alternativa. Pero también existe quien va detrás de posesiones que no le soluciona estos dramas, por el contrario se los agrava.
Si indagamos en cada chico que cae en el consumo de drogas llamadas "de diversión" seguramente encontraremos tras ellos a padres excedidos de todo tipo de cosas.
Pero fundamentalmente en donde queremos parar es en la contención social que tienen..... ¿ qué le damos a nuestros pibes ?
¿ Por qué se quitan la vida o arrebatan incluso la existencia de otro al cometer un delito ?  Se trata de saber qué pasó para que la sociedad no haya podido evitar el trágico final de cientos de chicos.
Y la respuesta viene dada tanto por la ciencia social como por las reflexiones de víctimas de la violencia.
Por el lado de la ciencia, Emile Durkheim en su aporte vital a la sociología por su trabajo titulado "El suicidio", demostró que hay factores sociales que precipitan a los individuos a quitarse la vida.
Hay lazos sociales que, al no estar del todo bien constituidos, terminan siendo una red que se rompe ante al afán suicida de una persona.
Esa red social es débil y no llega a evitar la tragedia.
Se trata de ver qué pasa en cada pibe a partir de lo que sucede en su entorno: familia, amigos, compañeros de estudio.
Muchas veces allí están las mejores explicaciones para lo inexplicable, tal como lo afirma Durkheim.
Cuando decimos que los problemas son de la sociedad, estamos diciendo que los problemas no son míos, son de otros.
En cambio, cuando hablamos de familias y sus cuestiones íntimas, ahí el asunto nos empieza apretar como un zapato chico.
¿Qué sociedad de buena gente podemos tener si criamos a nuestros hijos sin contención alguna, sin cariño, sin siquiera una mínima cercanía y acompañamiento? Para no quedarnos solo en el dolor, digamos que estos males que rodean a nuestros pibes se pueden intentar al menos remediar.
Por ejemplo, en el caso del suicidio adolescente, los especialistas hacen foco en tres puntos claves.
Hay que estar atentos a cambios notorios en el carácter como ser: retraimiento, apatía, insomnio. Referencias reiteradas a la muerte o
amenazas de suicidio.
Sólo estando cerca de nuestros hijos sabremos qué les anda pasando.
Como para reflexión final, digamos que somos una sociedad que le da la espalda a nuestros pibes.
Pero con conciencia ciudadana y compromiso político, algo y muy bueno se puede hacer por ellos.
Nuestros chicos no serán mejores obligatoriamente con estudios universitarios, o zapatillas caras y celulares ultramodernos,
Serán mejores con nosotros a su lado.
Este es nuestro aporte.
Suena a perogrullada, pero es estrictamente cierto.
¿Qué tan cerca estás ahora de tus hijos, sobrinos o nietos? ¿Sabés en qué andan? ¿Te preocupás por ellos? ¿Qué ejemplo les das vos a ellos? ¿Qué hacés de tu vida para demostrarle a los pibes que te miran que su vida también vale más que cualquier otra cosa? Sin mirarlos a los ojos jamás sabrás lo que les pasa. No le se lo preguntes por wassap, míralo a los ojos, abrázalo, hacele sentir que tiene a alguien.
Que el Estado se encargue de darles oportunidades de estudio y de trabajo.
Todo lo que pueda pasar seguramente será para mejor, mejor que como estamos hoy.

Esto es solo deseo, empeño y esperanza de alguien, como todos ustedes. Existe gente con la preparación, estudio e infraestructura para ayudar a atacar un verdadero flagelo que también esta entre nosotros como el monumento a Dorrego. Los caminos serán variados, empecemos a poder ocuparnos de lo que podemos hacer, Estar cerca de nuestra familia no se compra con dinero.
# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470.

lunes, 7 de agosto de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" lunes 8 de agosto de 2017

De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes.
Jules Renard (1864-1910) Escritor y dramaturgo francés.)
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para mentira

Las supuestas mujeres que se embarazan "para cobrar un plan", los planes sociales "que se van por la canaleta de la droga y el alcohol" y "los inmigrantes que vienen a robar" constituyen mentiras lejanas de la realidad social argentina.
Son falsedades que buscan justificar un presente que no convence e imponer un futuro a fuerza de mitos.

Puede ser la campaña electoral. Puede ser este momento de posverdad a flor de piel que todo se transforme en cierto aunque no lo sea. Pero más allá de ellos, hay creencias populares que se arraigan aun cuando no son ciertas. O más bien digamos: se transforman en verdaderas aunque sean mentira.

El episodio más reciente fue el protagonizado por la integrante de Pimpinela, Lucía Galán. La artista, una auto reconocida voluntaria social en pos de niños de escasos recursos, dijo que hay jóvenes se embarazan para cobrar la Asignación Universal por Hijo (AUH). Sus palabras despertaron una catarata de críticas desde el progresismo.
Y un llamativo apoyo tibio desde los sectores más conservadores.

¡Lo bien que hicieron en no bancarla en sus dichos...! lo que dijo no es cierto como fenómeno generalizado.

La base datos oficial de ANSES arroja estos resultados: En el año 2016, el 79,3% de los titulares de pensiones AUH tenían un máximo de dos hijos a cargo. Las mujeres con un sólo hijo superan apenas la mitad: 51,2%.

Las que tienen más hijos, 5, que es el tope de asignaciones que se pueden recibir representan apenas del 2,4 por ciento.

Lejos de la creencia popular de un sector de la población argentina, esto de "embarazarse para vivir de los hijos" no se ajusta a la realidad.

Algo parecido había sucedido apenas la asignación universal por hijo empezó a otorgarse. Ya hemos citado incluso a ese dirigente político que vaticinaba que el beneficio iba a ir a parar a la canaleta de la droga y el alcohol.

Más allá y de ese temerario vaticinio, un estudio conjunto de ANSES, UNICEF, la Universidad de Buenos Aires y la de la Plata fue concluyente: la Asignación Universal por Hijo permitió atacar el flagelo de la indigencia entre los sectores más postergados de nuestra sociedad.

Y que el beneficio, que alcanza a 4 millones de argentinos, lejos de alimentar la especulación de "vivir de un plan" no desalentó la búsqueda laboral, más allá de que en la actual crisis los puestos de trabajo faltan más que lo que sobran.

Pasando en limpio, la Asignación Universal por Hijo llevó mejoras a los sectores más castigados de nuestra injusta Argentina.

Una medida tomada en su momento por el kirchnerismo,  y sostenida hoy en tiempos de Cambiemos.

La AUH es hoy una de las pocas y verdaderas políticas de Estado. Si son puntillosos seguidores de las palabras que quien les habla, recordarán estas palabras. Nos pareció oportuno reiterarlas para seguir espantando fantasmas sociales, inexistentes por cierto.

Volviendo al impacto social de la AUH vemos que el universo de beneficiarios es de 4.279.685 personas.
Cuando se repasa el sexo de los titulares el porcentaje es llamativamente elevado para las mujeres: 98 por ciento de madres, apenas 2 por ciento de padres.

Reflexionando un poco sobre estos números, digamos que casi todos los titulares de Asignaciones Universales sean mujeres no es sorpresa. Es que el desempleo golpea especialmente a las mujeres, sobre todo cuando son jóvenes.


Y si tienen trabajo seguramente será uno precario, o directamente en negro. Si hay mujeres que se quedan en su casa, no solo se puede atribuir esto a la supuesta vagancia, sino a una oferta laboral para ellas que no existe o si está presente en magra. Otra realidad para echar por tierra un mito.
.
Un fenómeno parecido (esto de que una mentira sea verdad) ya lo hemos abordado. Es el de la inmigración y el delito.

Un trabajo de Pablo Gentili en el diario El País de España refleja la preocupación internacional por la decisión del gobierno argentino de transformar al extranjero en un eventual hacedor de delitos.

La película minority report cuenta la historia de un grupo de policías del futuro que tenían capacidades mentales para predecir un crimen.
Trasladado el concepto a la política migratoria, la nueva normativa argentina contempla la expulsión de un extranjero ante la presunción de que pueda cometer un delito.

Este prejuicio, claro, se da en un contexto de muy baja incidencia de la condición de extranjero en el delito local.
El 6 por ciento de la población carcelaria tiene otras nacionalidades, un porcentaje apenas superior al total de inmigrantes que vive en el país que se ubica en el 4,6 por ciento.

En tiempos del menemismo, el oficialismo de entonces agitó el fantasma de los inmigrantes arrebatando puestos de trabajo a los argentinos.

Una teoría absolutamente infundada, basada solo en el prejuicio llevado al extremo como herramienta de cohesión política de los nativos, ante el destrozo del sistema productivo y la debacle del mundo del trabajo.

Por alguna razón hay mentiras que, vaya a saber uno por qué, son creídas como verdades en tiempo y forma, por grupos sociales que ante la evidencia de un presente adverso, se inventan un futuro no-verdadero, posible pero inexistente.

Mentir no es necesariamente un acto ominoso; a veces es un hecho que gratifica en el mientras tanto, como el placebo al paciente que necesita una cura.

# Conductor " Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470


miércoles, 2 de agosto de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" miercoles 02-08-2017


una cosa es escuchar dislates de quien recién se asoma, y otra muy desastrada de alguien con trayectoria o al menos años en el tema.

por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para faro

Cuando los temas de la sociedad, de los que habla mayoritariamente, pasan recurrentemente cada dos años alentados por sectores interesados en la banalización y defenestración de la política, como arma más importante para desbaratar acciones cívicas y democráticas de masas, acotar oportunidades como votar menos , en ese horizonte, no se puede , ni se debe, dejar pasar avances hacia la nada.                Criterios sin fundamento, ni éticos, ni políticamente incorrectos, ni siquiera para considerar, tratar de auto infundirse desde lo bisoño un manto de diamante sin pulir que ingresan a purificar un ambiente disoluto con la fuente misma de la sabiduría por ser jóvenes o ignaros recién llegados trayendo al espacio una luz divina, diferente, desconocida, influyen notoriamente en un porcentaje para nada mínimo de la población, y que nuclea a comunicadores, periodistas, encuestadores, y más allá de todo esto, y mucho más preocupante a electores; que mutan irresponsablemente, ya no como recordara Pino Solanas tiempo atrás, sobre la categoría del voto, sino gentes de educación media y sin indigencia como ansiaba el líder y militante cineasta, para la calidad del sufragio. El nuevo fenómeno de la improvisación y lo insubstancial como atributo emergente sin agregarle la palabra política porque no lo es, alerta una vez más sobre estos engendros. Aún cuanto más se eleva el debate entre los candidatos y el contrapunto de propuestas y discusión política; más creen crecer esas figuras, afirmando que lo que se ve con sumo agrado es ( textual) “ que un vago como yo, pueda ser candidato como quiere la gente ” parafraseando a la época donde un Midachi era postulante a político, más o menos por ahí.    Como hecho analítico superó todo intento, como desprecio de lo que los ocupaba, demostrando en el debate público una prolongación de sus importantes incapacidades, que seguramente de acuerdo a sus impulsores, han aportado la frescura necesaria, que está necesitando la política.
Y tan mal no les ha ido,  y eso es precisamente lo preocupante “ les fue”, porque ya afuera, aunque con un efecto un poco menos nocivo, creen haber probado el antídoto de la despreocupación.
Hasta en la consideración de uno de los más conocidos encuestadores y en declaraciones en un programa especializado, hizo mención al fenómeno, ícono de una nueva genealogía de votantes, desdeñando militancia, interés, y hasta respeto hacia un sistema y sus actores, que como en cualquier actividad no todos son excelsos, pero tampoco todos ineptos y forajidos. También poder escuchar a candidatos a varias cosas, arengando a un voto no dirigido a los políticos, como si propiamente estuviera hablando como alguien ajeno a ello. También mensajes místicos, o apoyos extras de todo tipo de insustancialidades-
Eso sí, apartan en su muy sui generis hallazgo lo que les conviene del ámbito, lejos claro de que no se note. Además, una cosa es escuchar dislates de quien recién se asoma, y otra muy desastrada de alguien con trayectoria o al menos años en el tema.
Hay situaciones que realmente son incomprensibles, de todas formas, y reconociendo que nadie está impedido de antemano si no es por ley, para representar al resto, está en la responsabilidad de todos, jerarquizar nuestras elecciones de representantes, observando al menos en esos escogimientos la mínima condición, para la cual se nos solicita nuestra opinión.    Los derechos de todos son iguales, tanto para elegir, como para ser elegido, la constitución nacional nos ampara, ponderemos esas facultades reflexionando seriamente sobre lo que mencionamos cotidianamente sin darnos cuenta que es;” elegir a quienes rigen, legislan o representan el destino del distrito, provincia o nación en los próximos cuatro años “.POSDATA; este comentario no pierde de vista ni lo legal ni lo soberano de las elecciones de los ciudadanos votantes, solo expresa la presencia del fenómeno , que no por mutante, ni efímero, deja de ser un hecho de la realidad.


#Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

miércoles, 26 de julio de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" miercoles 26-07-2017

Volvió con todo la criminalización de la protesta
por Carlos Madera Murgui #



Resultado de imagen para criminalización de la protesta

En los inmediatos últimos días se produjeron tres episodios de represión a la protesta social. En esa fugaz línea de tiempo fueron detenidas 20 personas y otras tantas resultaron heridas. Los organismos de Derechos Humanos hablan de una escalada represiva. Los hechos evidenciaron la conflictividad social creciente y revelaron que la estrategia de Cambiemos fue el despliegue de un nuevo protocolo de represión y criminalización que incluye varios items: la policialización de las protestas, la existencia de dobles comandos policiales, la instalación de una “ para legalidad “ con actuación de efectivos de civil, el uso de vehículos policiales sin patente ni identificación, y el incremento de las penas judiciales con la aplicación del delito de "intimidación pública" para perseguir a los manifestantes.
El último episodio ocurrió cuando unos 300 policías bonaerenses reprimieron a trabajadores frente a la planta que la multinacional PepsiCo tiene en Florida, partido de Vicente López, que estaba tomada por empleados en resguardo de sus puestos luego de que la empresa decidiera trasladar la fábrica a Mar del Plata, despedir 600 personas y reubicar a 159. Pero la seguidilla comenzó cuando la Policía de la Ciudad reprimió un acampe del Frente por el Trabajo y Dignidad Milagro Sala en la Avenida 9 de Julio frente al Ministerio de Desarrollo Social. Siguió , cuando manifestantes que pedían frente a los Tribunales porteños por la liberación del lonko mapuche Facundo Jones Huala fueron reprimidos y detenidos.
"Hubo tres situaciones de represión a la protesta muy claras. Estamos advirtiendo un aumento. Cada vez más queda bien en claro que la respuesta del Estado frente al reclamo social es la policía", advirtió el abogado Federico Efrón, del (CELS). Después de PepsiCo, el organismo señaló la existencia de una escalada represiva y marcó que la decisión del gobierno del presidente Mauricio Macri es reducir el Estado a su cara policial.
A diferencia de los episodios anteriores, la represión en Vicente López no fue sobre una manifestación callejera ni contra piqueteros, sino contra trabajadores que realizaban un reclamo gremial. Hasta allí, el "marketing del palo" se limitaba a otro tipo de protestas en las que el sujeto apaleado, gaseado y detenido era –sobre todo en el imaginario social y mediático– un encapuchado provisto de palos y cubiertas en llamas. La intervención al sindicato de Canillitas por la Justicia y la acefalía provocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación en el gremio de azucareros de la empresa Ledesma, en Jujuy, prenunciaban este camino sobre los obreros.
Además, en el desalojo de las papas fritas medió una orden judicial. Ni el Ministerio de Trabajo o la jueza Andrea Rodríguez Mentasty –designada de forma exprés en el Juzgado de Garantías 3 de San Isidro por el Consejo de la Magistratura que integra su ex esposo, el diputado bonaerense de Cambiemos Walter Carusso– tuvieron intención de negociación y terminaron dejando todo en manos de un comisario. De todas maneras, la gobernadora María Eugenia Vidal, su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, o su colega de Nación, Patricia Bullrich, respaldaron en los medios la violencia.
El abogado Federico Martínez Forlón del Registro de Casos de Violencia Estatal que coordina el CEPOC, advirtió sobre la existencia de un "plan sistemático" represivo con la constitución de una "paralegalidad" aplicada por sobre los códigos de procedimiento y la Constitución. Dos ejemplos claros son los policías de civil en la represión de la 9 de Julio o los vehículos sin patente ni identificación que fueron advertidos incluso por los especialistas de la ONU en su visita a Jujuy. "El principal problema –explicó–, es que es impulsado desde el Ministerio de Seguridad."
El relevamiento que el ODS realiza desde 2005 registró para el período enero de 2016 a marzo 2017 un mínimo de 186 hechos de represión y criminalización de la protesta. En el 51% de los casos fue represión de fuerzas de seguridad; el 26% apertura de causas judiciales y el 23% detención de activistas o manifestantes.
La titular de Correpi, María del Carmen Verdú dijo que "Hay una decisión del gobierno de policializar todas las protestas.  aseguró que este año y medio de Macri "es el peor momento de los 30 años de democracia".
Criminalización de la protesta. Pese a que el kirchnerismo priorizó la respuesta política al conflicto social, en la persecución también llegó el cambio.
# Conductor " Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAm1470






martes, 25 de julio de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" martes 26-07-2017

el presente te lo debo
por Carlos Madera Murgui #



Resultado de imagen para te al debo mauricio macri

En el discurso de siempre el presidente Mauricio Macri fustiga reiteradamente  a “los que regalan el
presente y dejan sin futuro”. Un clásico reproche al populismo que formuló casi con las mismas palabras de alguna vez del escritor Mario Vargas Llosa. Una forma de describir-denostar al “populismo” que gasta lo que no hay.
Puede interpretarse como un slogan que simplifica los dichos de Javier González Fraga, premiado con la presidencia del Banco Nación por sus sabias palabras. La gente, recordemos, se cree con derechos, hay quien se los concede, perjudicándolos.
Analistas  oficialistas y académicos tradujeron a Macri como un hombre enojado con la realidad y en plan de campaña. Por una vez, se puede coincidir con ellos. La realidad provee sobrados motivos para enojarse, allí se coincide.
En la narrativa macrista hay un pasado oprobioso (que fue presente tangible hasta 2015) a superar. El presente no termina de florecer pero el futuro promisorio está cada vez más cerca. 
Es un porvenir móvil, que se desplazó del doloroso segundo semestre de 2016 a los meses próximos. Macri se entusiasma aunque lo no ecualice con las palabras. Ya florece la economía, ya se reduce la inflación, ya están “sentadas las bases” para crear “decenas de miles de puestos de trabajo”, mantra que repitió varias veces en el Congreso.
El punto flojo es que  lo que aumentan son el desempleo, los despidos y las suspensiones. La ventura colectiva  es promesa que no concuerda con las vivencias cotidianas.

Polarizar contra el kirchnerismo es una táctica de campaña,casi una táctica de supervivencia pro-radical. Como en el fútbol no es sensato lapidarlas en teoría, hasta que se palpen los resultados. Pero hay un hecho irrefutable: Cambiemos no es más oposición: lleva un largo trecho gobernando. 
Las elecciones en sistemas estables, se entiende, las gana y las pierden los oficialismos. No por ser “oposición de la oposición” sino por tener un grado de aprobación masivo. 
Muchas argentinos y argentinas  están peor que hace dieciseis meses ya, y ese colectivo crece. Tal vez vayan advirtiendo que el oficialismo les sustrae el presente (en el que a minorías concentradas les va bárbaro) y que el futuro es borroso. El neo conservadorismo no distribuye lo que hay, mira vos, ni lo que hay, ni lo que no hay. 
A quienes perdieron trabajo o ingresos no les será sencillo recuperarlos, hay experiencias cercanas que aleccionan en ese sentido. Por ahí habrá votantes de Cambiemos que reparen en que la derecha sustrae el presente, que es concreto y no virtual, la cancha más fuerte de los que piensan el oficialismo.

En un plano ideológico apuntemos que a los trabajadores argentinos nadie les regaló nada. Soportaron las crisis, las carencias, el corralito, los anteriores cierres de fábricas y conversión de ciudades pujantes en poblaciones fantasmas. Se organizaron en comedores populares, clubs del trueque, cooperativas de todo tipo. No reaccionaron con violencia ante las privaciones.  Se reconvirtieron cuando fue menester para volver a laburar. Y trabajan mucho, por salarios  y derechos que en promedio son todavía altos para la región según que el mismo macrismo-radical quiere reducir o eliminar en aras de “la competitividad”.
El macrismo archivó la promesa de “pobreza cero” sin retractar su visión ideológica, este es un gobierno para pocos. Se puntualiza menos, porque la alusión a las clases sociales pasó de moda en las universidades privadas fuentes de toda razón, pero es también un gobierno de  “empleadores” si usted prefiere la corrección académica.
El modelo macrista, claman sus cultores, no cierra sin una mejora de la “competitividad”, cuya clave es reducir el “costo laboral”, un modo piadoso de hablar de las cargas sociales y los sueldos. Esto es, el ingreso directo y la protección a los laburantes.
Los despidos y las suspensiones que preanuncian una nueva oleada son herramientas, clásicas, para aumentar la masa de desocupados. En ese rubro el macrismo es exitoso, triunfo que camufla con gesto compungido. La reducción del valor adquisitivo de los salarios o prestaciones sociales redondea el objetivo. Pero no alcanza: es necesario desbaratar o minimizar el conjunto de derechos y conquistas de los trabajadores, ocupados o no. 
Las diferencias entre la época de la dictadura, la del neo conservadorismo y la actual son siderales en muchos aspectos, que sería necio ignorar o subestimar. Pero hay denominadores comunes: hay que “flexibilizar”, hay que domesticar los reclamos sociales, hay que reformar a la baja los derechos laborales. La economía política M viene cumpliendo su labor. Se redistribuyó regresivamente el ingreso, bajó el consumo popular, la estabilidad de los laburantes está en vilo tras doce años sin despidos masivos. Pero la refundación neoconservadora necesita forjar su propia legalidad, que implica derogar o limar las conquistas de doce años de avances, tan innegables como insuficientes.
 # Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470




viernes, 21 de julio de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" viernes 21-07-2017

la hilacha ideológica
sobre una opinión del periodista Mario Weinfeild
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para hilacha ideologica
El principal editorial del diario La Nación del ultimo martes se titula “El derecho de

propiedad y el caso PepsiCo”. Contiene además una sarta de mentiras sobre los hechos. 

La Tribuna de Doctrina se indigna ante un fallo de la Cámara Laboral que ordena 

reincorporar a algunos trabajadores de PepsiCo. La sentencia, afirma, vulnera el derecho 

de propiedad, que define de modo imperdible.  “Los derechos naturales fundamentales son

anteriores a la creación del Estado. Son aquellos que posee todo ser humano por el solo 

hecho de haber nacido. Los más relevantes son el derecho a la vida y a la libertad, es 

decir, a elegir cada uno su propio camino siempre que respete el derecho de los demás. 

Les sigue el derecho de propiedad”. (textual) La cita parece larga pero no tiene desperdicio.

Se consagra o se persigue un “nuevo” orden legal.

El derecho de propiedad precede según La Nación a muchos otros, incluso al Estado

mismo, se franquea la derecha autóctona.

No eran esos los principios de la Revolución Francesa ni tampoco los de la Constitución Nacional de 1853 que consagraba una cantidad de derechos en rango de relativa paridad.
Para la Carta Magna, según jurisprudencia de la Corte Suprema constante durante décadas, la propiedad no es solo la titularidad de bienes, como propugna La Nación. Por el contrario  “comprende todos los intereses apreciables que un hombre puede poseer fuera de sí mismo, fuera de su vida y de su libertad. Todo derecho que tenga un valor reconocido como tal por la ley”. La sociedad, entonces, no es un conglomerado reducido de dueños  sino una comunidad de ciudadanos, propietarios o no de bienes materiales.
El artículo 14 bis fue incorporado a la Constitución en 1957. Incluye derechos específicos de los trabajadores, entre ellos el de huelga y la protección contra el despido arbitrario. Son su propiedad, bien entendida.
La Reforma constitucional de 1994 amplió la esfera de derechos humanos, considerando parte de su texto a los tratados internacionales. La Nación ignora esos avances.
Tal vez su pretensión cabal sea más ambiciosa medida políticamente y más modesta si de tiempo se trata. Lo que procura es adelantar un año: sentar las bases de la reforma laboral que el gobierno está maquinando, que el establishment económico le pide y que la fraudulenta democracia  brasileña  acaba de establecer. Una norma que despoje a trabajadores y sindicatos de derechos básicos, que forman parte de las mejores tradiciones occidental y argentina.
Las corporaciones empresarias claman junto a esquivos inversores, explicando sus sesudos gurúes económicos, que no convalidarán “el costo argentino”. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca balbucea imprecisiones cuando se le pregunta sobre el tema. Hay que esperar, claro, en  las elecciones, a una victoria sobre “el populismo”.El rumbo está fijado. La Nación se coloca a la vanguardia de la cruzada.
Joaquín Morales Solá incurrió en un giro de lenguaje coherente , escribió textual: “la Justicia ordenó que las fuerzas de seguridad desocuparan una planta de la multinacional Pepsico, tomada por un grupo minoritario de ex trabajadores conducidos por dirigentes de la izquierda dura”.
“Ex trabajadores” es un hallazgo, por ahí menos obvio que el editorial ¿Por qué causa serían “ex trabajadores” los empleados quienes consiguieron su reincorporación por una decisión de “la Justicia” que hasta hoy no ha sido revocada?
La hilacha ideológica se intenta disimular pero queda expuesta.
Los laburantes argentinos, con mejor lectura constitucional que La Nación, reivindican para sí la condición de trabajadores, tengan o no conchabo. “Son” más allá de cómo “estén”.
La privación puede ser completa o parcial. Los incumplimientos empresarios generan la informalidad que despoja a los trabajadores de varios derechos: vacaciones, aguinaldo, indemnizaciones por despido, jubilaciones, coberturas sociales.
 Definirse -y exigir ser reconocidos como-  “trabajadores desocupados” o “de la economía popular” son conquistas arduas, meritorias y, claro está, insuficientes.
 Como fuera, el nombre es atributo de la cosa: los trabajadores de PepsiCo  no perdieron su condición de tales por la arbitrariedad patronal aunque se haya cercenado el ejercicio de sus derechos.
El clasismo explícito se expande en la era de Cambiemos.
La clase propietaria, propugna La Nación es previa al sistema democrático, sus prerrogativas deberían ser intocables. La “derecha moderna”, envalentonada, es reaccionaria al mango. PepsiCo es, no más, un caso testigo.
 Por eso no les preocupa si se cumplió el Procedimiento preventivo de crisis. Por eso no indagan cuántos laburantes firmaron transacciones (bajo presión) y cuántos se rehúsan. Por eso se desentienden de su futuro.
 Las empresas deciden y los demás agachan la cabeza. He ahí la distopía liberal que trata de abrirse camino. No será sencillo aunque se cuenta con lo primero que es la voluntad. Que se concrete o no, dependerá ,como es regla en los conflictos políticos y sociales de la correlación de fuerzas.
# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470