viernes, 15 de diciembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" viernes 15-12-2017

por el último capítulo
Carlos Madera Murgui #
Resultado de imagen para verdades
Yo digo que hay palabras que salvan, que hay batallas que enamoran, que saber al otro compañero es una doble ceremonia, un mutuo honor. Digo que hay oscuridades que iluminan, abismos como puentes, tristezas de esperanza. Digo, sin tantos formalismos ni pretensiones de estilo, que soy feliz de usar el “nosotros” para hablar de ustedes, mis compañeros, hijos del mismo amor por lo que hacemos, y nosotros,…… todos ustedes, receptores de nuestra pasión.
Digo que la alianza más trascendente, lo tácito que sobrevive a la traición, el engaño y la deslealtad, el compromiso a prueba de balas y billetes, todo se construye en épocas de apremio y no de premios. Digo que cuando los ojos abandonan la periferia de la propia nariz y el panorama del propio ombligo, la mirada ya jamás es la misma: ver llorar es llorar también, aunque no se note, aunque se llore después, aunque no se llore nunca.
Digo que la verdad es una virtud esquiva, un privilegio acaso doloroso, un orgullo ingrato. Digo que el camino, cuando se recorre a paso íntegro, obliga a reforzar la paciencia, a controlar la rabia, a dominar la vanidad, a tolerar los tropiezos. Digo que llegar primero a veces puede significar no haber llegado jamás.
Digo , que decimos que nos dicen, que somos decidores de verdades. Digo que no siempre es cierto, que pocas veces es cierto, que nada es cierto. O casi nada, digo. Porque lo cierto, si está bien hecho, bien amado, bien soñado, se dice solo, sin decir. Digo que, de entre todas las verdades, una sola es más verdad que el resto: la verdad es la búsqueda de la verdad, no su encuentro.
Digo que esta quimera es cosa mayúscula. Por eso, digo que tenemos el poder de incomodar,  que Ellos saben que nosotros sabemos, pero dicen que lo que decimos no dice gran cosa, y esa negación de tales dichos los afirma, los valora, los agiganta. Digo que decir lo que hay que decir no es algo de que jactarse, es una irremediable pirueta sobre un micrófono o papel cornisa, es un riesgo que tienta, es el verbo que nos permitirá sentir, entre tanta ambición minúscula, que parimos….radio
Digo que los siento necesarios, prójimos y próximos. Digo que lo que hicieron y hacemos tuvo y tiene la claridad del agua y la turbiedad de la tierra, pero digo que no hay otra cosa mejor que ese barro para levantar la casa de los justos, de los que no se acostumbran, de los que no se rinden.
Otros dirán sus decires y serán faustos, cosecharán el elogio rentado de la claque. Nos queda para nosotros, digo, este consuelo de ser dignos. Por compañeros, por obstinados, por tenaces, por variados, por diferentes, digo que se los quiere. Se los quiere y se los admira. Si algo queda por decir, digo un deseo: digan siempre. Un día, dirán de nosotros, de ustedes, que lo intentamos, que lo intentaron. No hay mejor medalla, ni regalo, ni pergamino. Solo eso, por todo eso, Gracias, dicho está y veremos cómo sigue.
 

 # Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

jueves, 14 de diciembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" jueves 14-12-2017



...es necesario tener valor social y político....

por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para social y político

La sociedad, ese mal necesario, aguas peligrosas en la que todos los individuos deben sumergirse casi obligados para realizar sus fines, es el espacio en el que deberán mostrar su valor para sí mismos y para los demás. Este pensamiento liberal desnuda contradicciones.  Para el liberalismo lo social es el mercado, donde los individuos se auto valoran según sus éxitos, pero también según como los otros reconocen sus méritos. El pensar lo social como mercado es el modo de cosificar la concepción de la sociedad. Lo social produce temor, los demás producen miedo. El liberalismo siempre ha pensado la política como mecanismo para organizar seguridad en sus incursiones en la sociedad. Se piensa la política a partir de la vigilancia, la protección y el castigo. Encuentran en el Estado el padre imaginado, protector y guardián que por la vía de la autoridad castiga a los hermanos envidiosos. La pureza de la naturaleza humana pasa por lo individual y la imperfección y la maldad anida en la masa. El neoliberalismo es una mentalidad que tiene miedo de la libertad de los otros, no existe una aceptación ni un deseo directo de ello. El hecho que tenga limitaciones, limitaciones que supimos fabricar, no significa que hayamos dejado de experimentar su predominio. Solo esta agazapado esperando que sus lacayos puedan conseguir mediante lo que detestan, “ puestos menores “  como les gusta decir, sino más bien el planteamiento conflictivo especifico a la desigualdad. El lugar de la representación y la legislación siempre fue reconocido por un conocimiento de derechos políticos de asociación, participación, información y voto. También permiten la práctica política fuera del Estado, en la organización de la sociedad civil. Un conjunto organizado de intereses y acciones por fuera de lo estatal, inter actúa políticamente en algunos casos como control y presión frente a los gobiernos. La ciudadanía en términos de derechos es ampliable y reducible cuando comprende que la política es una cuestión de iniciativa y de relaciones de poder, y no la practican con exclusividad los sujetos que gobiernan sino también los gobernados. Se descuenta entonces, que para aparecer en la superficie de las determinaciones, debemos ser materia atractiva en lo que somos, lo que hacemos o lo que ofertamos, incluso en las interacciones afectivas y culturales de las personas que formamos una sociedad. El consumo, es evidente, nos forma y socializa, por ende de allí la consecuencia de la representación preferentemente en la sociedad civil. Una parte de ella dirigida a la política estatal es una composición de particularismos organizados sin desligarse de sus referentes o más bien a partir de ellos. Para hacer política estatal, sin embargo no basta con tener dinero, disponer recursos, también es necesario tener valor social y político, lo cual se logra a través del reconocimiento integral del sujeto de tasación diaria y en comunidades como las nuestra, aunque la política en su conjunto practicada, la estatal y la civil nos apunte hacia un nivel de inserción donde la mayoría de la gente ya no considera como iguales a otras personas. 

# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470

miércoles, 13 de diciembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" miercoles 13-12-2017



...."y es justamente en el voto donde minimizan su costado demócrata "
por Carlos Madera Murgui #


Resultado de imagen para la dorrego barcelona


La costumbre de vivir y actuar en democracia, al menos en períodos de gobernantes y representantes elegidos en un sistema que como cualquier realidad es perfectible, pero que nos ha llevado a no apuntar ya como un logro, aparece como un proceso bien edificado sólidamente entre todos los argentinos. El autoritarismo y adhesiones a prácticas anti democráticas, solo quedan en prácticas, aunque vivas entre mucha gente que añora gobiernos militares puntualmente o toda cosa que se les parezca, y es justamente en el voto en donde minimizan su costado demócrata. Hay que entender que ciertamente allí, solo empieza el asunto. Para todos vivir en democracia, impone el respeto y el ajustarse a normas constitucionales, y es cierto, que gobiernos democráticos no han respetado ni respetan, amparados en poderes de control que dejan su celo para lo trivial, y siempre en defensa del más fuerte. No obstante, el sistema tiene todas las fichas, por eso en cada renovación de la democracia moderna desde 1983, días menos o más del 10 de diciembre, con algún interregno que no sirvió más que para tomar impulso, y qué impulso, no debemos hablar de otra cosa que de esperanza oxigenada.  La asunción de nuevos concejales en el Deliberativo local, también en el Escolar, aunque aquí no habrá mucha  discusión,  acercan a todos y digo a todos, una nueva posibilidad de renovar expectativas en mujeres y hombres que supimos elegir, y tal vez es esto lo más importante, disfrutamos el derecho hasta de equivocarnos, en la elección de nuestros representantes. Acaso, no tomemos verdadera dimensión cuanto emitimos el voto, pero sí luego cuando ese ciudadano o ese grupo que preferimos, comience a decir y actuar en relación a lo que sentimos, a lo que necesitamos, y a lo que pensamos. Por eso es muy importante casi fundamental diría, no perder de vista que quienes ostentan puestos o representaciones a los que se nos permite escoger,  están allí porque la mayoría o la cantidad que necesitaban para estarlo, lo quiso. No existe componente más importante y determinante que la voluntad popular. Claro que están todos los requerimientos legales, orgánicos, administrativos, constitucionales y hasta partidarios que autorizan finalmente, el derecho a ocupar un lugar, para algo que ha sido elegido por el pueblo. La sesión de asunción aludida, me pareció atípica, distinta, sin fisuras estatutarias, democrática ante todo, pero no racional políticamente hablando.  La bienvenida dada, puntualmente al concejal Barcelona, distó bastante, más allá de estrictamente legal y reglamentario, de ser un recibimiento acogedor al Cuerpo. Me pareció fuera de contexto, la destemplada exposición del concejal Segurola en cuanto a pedir explicaciones políticas partidarias, recordar otras, personalizando  una despedida que no hacían al espíritu de la sesión, donde muchos coterráneos protagonizaban uno de los momentos más importantes, no ya en la política, sino en su vida misma, sin temor a exagerar. Por otra parte si bien la sesión era preparatoria para la jura de los ingresantes, ciertos parámetros que rodean a las actividades de cada uno que quienes asumían se conocían con anterioridad, incorporando con dogmáticas actitudes, muy de moda, muy de hoy, muy de la nueva política, judicializar o entorpecer con amenazas, la posibilidad cierta de hacerlo, deberían haberlo hecho y no dejarlo jurar.  

La esperanza en nuevos actores, en nuevos ciclos, en toda cosa que comienza está por encima de todo, a lo cual no solo hay que predicar, hay que llevarlo a la práctica,… porque el consenso, el buen trato, la convivencia política, aflora precisamente cuando no se está de acuerdo. Nos esperan días de debate, como siempre ansiamos, digo como en cada renovación, esta vez, las cosas parecen más claras, o no parecen, son  más claras. Las ideas, como un todo están representadas sin más presunciones. La hora como todas las vividas, no es fácil, debemos confiar todos, en quienes hemos escogido, seguramente todos quienes están allí no nos escamotearan esa ilusión y ese derecho. 

# Conductor  "Dorrego Despierta"  de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

martes, 28 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" martes 28-11-2017

Sobre una reflexión del periodista Wassington Uranga
Con rumbo definido
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para rumbo cambiemos

Después de las elecciones legislativas el gobierno de Cambiemos salió decidido a impulsar iniciativas simultáneas en todos los frentes (derechos laborales, régimen impositivo, justicia y otros), con el propósito explícito de modificar de raíz criterios y derechos consolidados en la sociedad argentina durante décadas. Esto es lo que Cambiemos denomina volver a la “normalidad”. Es decir, reinstalar de manera brutal y de la forma más rápida y expeditiva posible, un conjunto de disposiciones legales que consoliden y formalicen normativamente los avances de los sectores de poder que acompañan su gestión. Una suerte de restauración conservadora que apuntale legalmente el retroceso y, en algunos casos, directamente la abolición de conquistas populares. Tiene lógica. Cambiemos es un proyecto pensado a largo plazo. Y quienes conducen saben que la correlación de fuerzas que hoy es favorable a los grupos de poder que mandan en la Argentina no será eterna. Todo puede cambiar en plazos que son siempre difíciles de predecir en la política. En ese momento los que ahora se ven favorecidos (grupos económicos, corporaciones de todo tipo) se llenarán la boca con el discurso de “defensa de la democracia” y, actuando siempre a favor de sus intereses, seguramente se van a atrincherar en la “legalidad”, la “institucionalidad” y la “seguridad jurídica”. La misma que hoy desprecian, avasallan y atropellan con sus conductas políticas y acciones en la gestión de gobierno. 
En nada de esto hay improvisación. Cambiemos está llevando a la práctica una metodología ensayada y experimentada primero en la ciudad de Buenos Aires y luego perfeccionada en los dos últimos años a nivel nacional.
He aquí algunas tácticas utilizadas. No son todas pero alcanzan para dejar en evidencia una metodología de pragmatismo político que arrasa con derechos sociales históricos pero también con tradiciones políticas con el argumento de la modernización y el látigo de la chequera. El verdadero propósito es vencer las resistencias hasta destruir a los adversarios, atacando sus fortalezas y debilitando sus bases de sustentación.
Se aplica tanto en lo macro como en lo micro. Podría denominarse como la táctica del “error involuntario”. Es una manera de mostrar un costado humano de la gestión. Se verbaliza como “somos humanos, no somos infalibles”, “estamos aprendiendo”. Refuerza también la idea del “diálogo”. En realidad se trata de un movimiento de pinzas absolutamente premeditado. Se hace una propuesta de máxima y se analizan las reacciones. Sólo se retrocede si hay resistencias pero teniendo claro desde el momento inicial cual es el piso que se pretende alcanzar y que el Gobierno nunca resignará. La misma fórmula se aplica para la dirigencia política opositora cada vez que Cambiemos arremete tanto con decisiones de gestión como con iniciativas legislativas. En última instancia y para forzar el cierre de los acuerdos no hay que descartar, en casos “necesarios”, la extorsión con diferentes recursos: presupuestarios, económicos y carpetazos. 
El blindaje mediático y judicial se aplica a modo de indulto en ese caso. Se puede decir que esta es una táctica de amedrentamiento social y cultural colectivo. Todos estamos advertidos que quien esté dispuesto a “poner palos en la rueda” (porque protesta, porque reclama o porque denuncia) puede terminar en la cárcel por determinación mediático-judicial.
También a modo de ejemplo: se anuncia la “ampliación de la política de derechos humanos” para hacerla “completa” e “integral”, mientras se avanza con el inocultable propósito de dejar atrás la bandera de “memoria, verdad y justicia” sostenida por las organizaciones defensoras de los derechos humanos, cuya presencia es altamente molesta para el Gobierno de Cambiemos.

Los recursos metodológicos son muchos y diversos. La suma y de estas y otras tácticas configura una estrategia en la que no hay acciones aisladas o improvisación. Podremos seguir enriqueciendo la lista con ejemplos que ilustren el modo de actuar del Gobierno y de Cambiemos. Es un ejercicio necesario para comprender y desentrañar no solo la estrategia de los factores de poder que hoy gobiernan, sino fundamentalmente para ejercitar la manera de revertir el proceso de destrucción de derechos que están concretando en el país.

# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

martes, 21 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" martes 21-11-2017

Mi vida es sencilla, sin maldad, sin trampas, mi vida es la pampa donde un día nací.
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para martin oviedo-relator de jineteadas


Así comienza cada intervención de Martín Oviedo en LadorregoAm1470, circunstancia que tengo el orgullo y el agradecimiento de compartir produciendo uno de los mejores momentos de la carrera de nuestro amigo.  El título refleja algo,  (por demás como le gusta decir a Martín,), evidente en cuanto al sentir muy cristalino, muy llano de un hombre que hace lo que siente, sin impostaciones, sin poses, todo sentimiento, a pura raíz.  Raíz que por vivida, no elegida, sino por componente propio de reafirmación, como cuando sin muchas vueltas agradece a sus padres haberlo criado entre las patas de los caballos. Mi vida es sencilla dice el tema de referencia, cumplir ese sueño sería un regocijo. El sueño de Martín está al llegar, ya comprobó en parte sorprendido lo que tanto ansió.  La conferencia de prensa días pasados en tierra cordobesa donde también estuvo el rafa Prátula, con todo su tremendo talento, tan grande como su silencio, mostraron las primeras luces en el firmamento de una sólida carrera, por buscada y trabajada.
Martín Oviedo, el dorreguero, el nuestro, estará animando y relatando junto a otros colegas en una de las noches estelares televisadas a todo el país , ya clásicas del verano, en una nueva edición del festival de doma y folklore de Jesús María en Córdoba. Para la mayoría, lo máximo que puede esperar un jinete, un cantor y con más razón un relator y animador de jineteadas. Además tendrá otras ocupaciones, no diferentes de las que puede hacer con 100 personas en cualquier lugar de la zona, pero ahora durante las tardes de jineteada, no menos notorias que las televisadas durante esta edición nro. 53 de la máxima cita de este tipo de eventos en el país. Para Martín, como para cualquiera que llegue allí no será igual, pero sentirá lo mismo que detallando uno a uno más de 300 caballos al término de la cabalgata de la fiesta de dorrego, o nombrar como le gustan hasta el último paisano que conoce. Lo de Oviedo, es diario, vive dentro de eso, conoce los caballos porque los monta, y a la gente del ambiente porque la trata, las costumbres porque las protagoniza y la comunicación porque la aprendió, hablo de la mediática, porque la otra, la de llegar a una persona igual, solo se gana con respeto, honradez y transparencia.  El conocer cómo se llega a cada puesto o estancia en el distrito, solo se aprende andando, tratando con la gente, haber conocido de lo que habla desde muy chico, es una condición que realza su ocupación. Muchos de nosotros nos mostramos complacidos porque hacemos lo que nos gusta. En el caso de Martín está de más, su vida es lo que hace.
Oviedo no está solo, tiene toda una familia detrás, la marca de los padres se ha mostrado como recién puesta por siempre, pero además  es un producto del conjunto, existe Mario Ezcurdia , su mentor. Muchos años en la Peña Nativista, su otra casa, otros tantos en la FM del Sol junto a Raul Dimarco, horas y horas de jineteadas, pruebas de riendas, animaciones, pero también yerras, mateadas, asados y encuentros con la gente que son su vida, han forjado un derrotero bien claro, está llegando a donde quiso siempre, como un futbolista a jugar en la cancha de Boca, o lo que quieren comparar. Lo cierto que Martin Oviedo estará en Jesús María, el mismo que todos elogian por su profesionalismo en la tarea, pero por encima de eso, los quilates de persona.  También lo haremos trabajar a diario para la radio, esta que hoy lo cobija y mima, todas las mañanas entre el 8 y el 14 de enero más o menos. 
Oviedo es producto dorreguero, habla de las cosas de acá , la de todos los días, las que la identidad propia y del entorno supo amamantar, la misma que no necesita explicar, porque vive en el campo y de a caballo, esa que a nadie tiene que preguntar, esa que por sencilla, acaso no llame la atención, pero sí llene de gozo y satisfacción a todos por el innegable logro.

Salud Martín Oviedo, lo mejor para vos.

#Conductor "Dorrego Despierta " de 7 a 9 de lunes a viernes por LadorregoAM1470

viernes, 17 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" viernes 17-11-2017

la razonable confianza en que, mediante nuestro esfuerzo, llegará a cumplirse aquello que proyectamos y esperamos...
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para confianza en si mismo


Nuestro país ha transitado un largo camino en democracia desde 1983 en que se inauguraba un ciclo, a mi entender irreversible, en el cual nuestros habitantes se han dado cuenta que es mejor elegir libremente a que nos elijan, como sucedía con los periodos de alternancia de gobiernos elegidos democráticamente e interregnos militares, que se adjudicaban el derecho de regir nuestro destino nacional. 

A partir de los años treinta del siglo pasado, pasamos por esas alternancias pero lo que hay que destacar es la presencia de la esperanza, muchas veces presente, otras tantas frustradas, como factor de constitución política y como visión de futuro de todos los argentinos.

Analizar este fenómeno de la esperanza en política, en la espesura de la realidad,  un fenómeno nada nuevo de la reflexión y la relación entre ética y política que pregonó hasta el cansancio Raúl Alfonsin.

La recuperación de la esperanza, nos muestra una nueva visión sustantiva y una reivindicación de aquella como parte indivisible de nuestro ser nacional.
En la recuperación de la esperanza se debe dar necesariamente una recuperación de la fe en política.
Todo esto debe ser considerado en el marco de la concepción griega de la política que reconocía,  en principio, al hombre interpretado como "animal político” y no en el sentido de "animal social”.
Un camino parecido a lo irreversible en la cristalización de la perdida esperanza en el campo de lo político y la política nacional, parece avizorar tiempos aún más difíciles.

En la concepción griega de la política, la condición de "hombre no político” era la de un "idion”, una entidad con faltas, incompleta, insuficiente.

Nuestro país se está volviendo una masa de "idiones”  múltiple y enmarañada, en la que no es posible distinguir lo bueno de lo malo, el camino recto dentro de tantos atajos y serpenteantes senderos que la mala praxis política  se ha encargado de construir bajo la falsa y dudable premisa de lo que se ha dado en denominar " el bien común” , en cuyo nombre en nuestra historia se han cometido atropellos y cercenamiento de derechos en una sociedad que desde su nacimiento ha sido dicotómica y antagónica por su propia naturaleza.
No es posible dejar de lado y olvidar que, desde el comienzo de la historia política de la humanidad, la condición de "ser social” pasa a ser una cualidad efectiva del hombre y su falta de participación en los asuntos de la ´polis´- hoy podemos llamarla "nación” – una cualidad defectiva que no se encuadra en calidad humana.

 Se entiende por esperanza la razonable confianza en que, mediante nuestro esfuerzo, llegará a cumplirse aquello que proyectamos y esperamos...opinaba un viejo maestro español.

Esta definición tiene dos vertientes a considerar. Una de ellas es la confianza, la fe que en lo que esperamos, llegará a cristalizarse. La otra, tan importante como la primera, es que solamente con nuestro esfuerzo, la situación cristalizará.  Es decir que seríamos tontos si esperáramos que el milagro llegara del cielo y mejorara nuestra situación, sino que esa espera , en cuya entraña se halla la esperanza, debe acompañarse del esfuerzo personal y comunitario, cada uno en su sitio de trabajo y creación en común , no es otro el sentido de la tan manoseada palabra TODOS, para poder sacar las cosas adelante y recuperar el país que no solamente merecemos, sino que además es lo menos y lo más justo que podamos recibir por nuestro trabajo, nuestro esfuerzo, nuestra creación profesional, laboral, intelectual y equitativa participación en el proceso, sea ésta de la magnitud que sea.

Y anexo al tema de la esperanza en política debe considerarse el de la libertad. Uno llega a ser lo que los demás, con absoluta libertad, le dejan ser y lo que en la medida de cada uno puede ser. Y es justamente esta libertad la que me deja escribir y hablar sin prejuicios ni ataduras acerca de todo lo que pienso.

Y es precisamente, la esperanza es el elemento muy conexo al tema de la libertad que no puede dejar de estar presente, como una íntima parte de todos nosotros.

Se trata eso sí  "estar a la espera de...” una pronta realización, no de un azar más o menos afortunado.

 # Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470



miércoles, 15 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" miercoles 15-11-2017

Cuando la realidad no tabula el encadilamiento de los indolentes

por Carlos Madera Murgui #


Resultado de imagen para clase media

El pensamiento colectivo, actividad nada de moda en estos tiempos macristas, individualistas por naturaleza, pseudo rasgo cultural menemista, lleva a concatenar situaciones que se transforman en opinión cuasi ideológicas,( obviamente no se percatan , pero no sacan los pies del plato), apuntalado por un discurso casi idílico, irreal, embustero, donde se repite sin saber, pero también sin pensar, pese a la instrucción de cada cual, que varía seguramente. Las bajadas de línea del presidente de todos los argentinos, sin dudas, gozan de una singular importancia,( y es claro que la debe tener ), en la efectividad inmediata en comunicadores muy de acuerdo y público a convencer, con muchas ganas que lo convenzan. Yo también tengo ganas que me convenzan, pero primero me tienen que hacer creer que a todos nos va bien, y que no somos responsables de lo que otros piensan para nosotros en desmedro de lo pretenden apoyemos. Y Cuando hablo en plural, hablo en colectivo,… porque a muchos les va bien, no nos confundamos, ustedes me dirán que son los menos,…. ustedes me dirán que son los más tienen,… ustedes me dirán que son los que nunca tuvieron problemas, o no al menos los que tiene la mayoría. Seguramente es así, y es precisamente donde gobiernos como el de Cambiemos, coalición a no olvidarlo , integrada por el partido de Macri, la UCR y la Coalición Cívica, el título del partido que encabeza hoy Elisa Carrió, llevan adelante políticas conservadoras, que jamás han sido beneficiosas para el conjunto. La definición, entre tantas que ha inspirado el actual gobierno es;  que es para unos pocos. Por eso el atolondramiento, que no es nuevo,ya pasó con el menemismo, no hace olvidar, que los que la piloteaban hasta hace dos años( de distintas maneras, siempre trabajando, nunca dejaron de hacerlo ahora tampoco), tenían un pasar ascendente, nada inusual, pero sí fundamental, básico, importantísimo cuando no está, que era intentar una casa propia, bien ayudado por el Estado, con tiempo para devolver, lógico dentro de las posibilidades de cada uno, vivir un poco mejor que al día, estabilidad laboral para apuntalar estas cosas (sin pique nos vamos a pique), criar hijos, poder brindarles estudios u oportunidades para abrirse camino en la vida. Pero no, estos pensamientos resquebrajantes, enfermizos ( no solamente de los gobernantes y dirigentes que hablan desde su comodidad), sino de millones de pares, vinieron a edificar o ya lo pensaban que los que quien tienen al lado,…son todos holgazanes, vagos, acomodados, planeros, o mal entretenidos, como se decía antes. Yo creo que allí radica el mal, porque gobiernos va a ver muchos, y equivocados pese a las mayorías, también. Lo que sí, el pensar en grupo creo es de bien nacido, solidario como nos pretenden enseñar en la iglesia y en la escuela y por qué yo digo a diario que este gobierno no me gusta ?, me lleva a hacerlo porque creo que a la mayoría no le va bien, se exceptúa de cómo me va a mí, o cómo le va a Usted que me putea del otro lado de la radio. Nadie es responsable ni culpable si voto a favor o en contra, eso es una consecuencia, abrumadoras mayorías no va a ser la primera vez que cambien, seguiré hablando pese a la moda de personalizar la opinión de cada uno. No debo dejar de reconocer que frecuentemente uso un proverbio español que reza “ cada uno opina, apoyado de cómo le fue en la feria”.  A los periodistas también nos va bien o mal, eso sí tenemos encima todo un fundamento para ver las cosas y equivocarnos, tal cual puede hacerlo cualquier votante, y también opinamos con una base ideológica determinada. A mí no me preocupa.

Si a mí me va bien, tengan por seguro, que no voy a cometer la torpeza, cual dirigentes con su propio pasar, que nos quieren hacer creer que solo falta que llegue Alicia, para estar en el país de las maravillas, seguiré diciendo pese a quienes no quieren oírlo que esto no va bien.

# Conductor "Dorrego Despierta"de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

lunes, 13 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" lunes 13-11-2017

Falacias de las reformas laborales
por Carlos Madera Murgui # 
 sobre opiniones de Teresa Ghilarducci ( economista norteamericana)
Resultado de imagen para precarizacion laboral argentina
 “Cada diez años, los políticos aseguran que ‘esta vez es diferente porque la tecnología está cambiando todo’. Ahora, la idea es que las computadoras van a pasar a reemplazar todo trabajo humano. En mi opinión, no hay nada nuevo en la economía, se trata de una estrategia de los empleadores para reducir el costo del trabajo. Esto no tiene nada que ver con la productividad. Es más, reducir salarios suele hacer perder productividad”. El análisis pertenece a Teresa Ghilarducci, economista norteamericana, especializada en el mundo del trabajo y experta en seguridad social y en economía laboral. Si bien su objeto de estudio no se centra en la Argentina, las discusiones locales alrededor de la reforma laboral y previsional se enmarcan en una corriente global de la cual Ghilarducci es una de las principales críticas.
Ahora, la idea a nivel global es que las computadoras pueden reemplazar el trabajo humano y que los trabajadores deben poder proveer servicios de manera individual, que ahora cada uno va a ser su propio empleador. Está el ejemplo de Uber u otros empleos que el consumidor puede conseguir a través de las aplicaciones del celular. pienso que a nivel general la tecnología no modifica las bases de la relación de trabajo formal y estable.
Está comprobado que la baja de los salarios, puede empeorar la productividad. El trabajo barato hace que los empresarios se vuelvan cómodos y no tengan incentivos a invertir en capital. En cambio, la suba de salarios es el mejor modo de aumentar la productividad.
China está cambiando rápidamente su estrategia de crecimiento en función de la producción de bienes baratos, los salarios aumentan y los trabajadores están más entrenados En los 90, la esperanza era que la privatización de los sistemas de seguridad social traería una serie de beneficios porque los trabajadores tendrían incentivos a trabajar más y más duro. Pero los fondos de pensiones ingresaron al mundo de la financiarización, que colapsó en 2009, lo que redujo sustancialmente el valor de esos activos. Recordamos que en Argentina se forzó este cambio desde el gobierno nacional.
El hecho de que los individuos paguen por su pensión como se pretende, no tiene un impacto fiscal positivo. Porque si bien el Estado no lo hace directamente, lo termina haciendo indirectamente, porque el emprobrecimiento  es un costo fiscal negativo. El costo de la pobreza es enorme. A la vez, si las personas extienden su vida laboral se reduce la productividad general porque los jóvenes tendrán menos trabajo. O sea, la sociedad tiene que pagar por el costo de los que ya no trabajan. Poner en tela de juicio estos temas implica que los países olvidaron las experiencias del pasado. El sistema previsional es parte del territorio de histórica disputa entre clases sociales, como los fines de semana, la duración de la jornada laboral, licencia paga por enfermedad y las vacaciones.

 # Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470

viernes, 10 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" viernes 10-11-2017

la pobre clave de una moralina de buenos y malos...

por Carlos Madera Murgui #


Resultado de imagen para politica online

Suele llamarse personalización de la política a la tendencia a reducir el conjunto de posibilidades de un cierto momento en la vida de un país, una provincia, un distrito, al inter juego de un puñado de individuos ( sus políticos ) que resumirían en sus rostros, sus voces y sus biografías todas las variantes de ese drama colectivo. Es cierto que es difícil pensar la historia de una sociedad sin encontrar, en sus coyunturas más intensas, las voces, los rostros o las vidas, ( o los nombres, a veces los nombres lo sintetizan todo),de ese reducido grupo de personas que pueden condensar las grandes opciones de una encrucijada histórica, o las formas abreviadas de una genealogía. Pero no es menos lo que debemos preocuparnos cuando de un cierto momento de la historia, solo nos queda las siluetas de esas figuras singulares, que sí a veces pueden resumir un cierto estado de la movilización social o de la conciencia colectiva, otras veces pueden contribuir a ahuecar la una o a hacer retroceder la otra, incluso hasta sustituirlas. En un libro de ya hace unas décadas, Richard Sennet lo sugería;  el peso de las personalidades políticas que ocupan el centro de la escena política de un país es inversamente proporcional a las fuerzas de los lazos que configuran  una vida pública activa. Y tiene un par de efectos muy poco saludables. Uno es la tendencia a figurarnos esa vida pública en términos individuales o hasta psicológicos, a preocuparnos por lo que el líder “ siente”, o por lo que “le pasa”, a reducir la discusión política a los pobres términos de un debate , sobre el carácter, los sentimientos o las intenciones de los políticos. El otro es la tendencia a librar ese debate en la pobre clave de una moralina de buenos y malos, de puros e impuros, que hacen retroceder a la reflexión ética sobre la políticas varios casilleros respecto al punto que la habían conducido las mejores tradiciones de la filosofía política moderna y nos deja seriamente desprovistos para volver a pensar las grandes exigencias colectivas de todos los momentos, todos, históricos por existir. No se trata de negar el peso de las grandes figuras aquí, allá y en todos lados, cuyas ideas,  palabras o determinaciones, en tal o cual recodo de la historia de cualquier sitio, pueden tener una importancia decisiva en el curso de las cosas. Pero es pura ideología reemplazar el estudio de las fuerzas que determinan figuras, como lo es también poner la esperanza de que nuestros políticos y nuestros gobernantes sean buenas personas en el lugar donde deberíamos situar una militancia a favor de la ampliación de los espacios públicos, la lucha porque sean otras voces, las de una ciudadanía activa y crítica, movilizada en torno a un conjunto de debates bien planteados, las que tengamos para oír.   Esa, y no la denuncia del carácter ambicioso o vengativo y peleador, de esa o aquel, es la necesaria materia del combate de esta hora y de todas las horas, del combate a favor de una nación, con una provincia, y un distrito más justo, más democrático y más libre. Nunca es demasiado. En persona, frente a frente, la vida es real no virtual, aunque lamentablemente ocupe mayoritariamente gran parte de la existencia. No se habla de nadie, sino de todos. Si queremos reivindicar la política, al menos los que queremos, tenemos que hablar de política y no de los políticos. Una nueva etapa, la que brinda constantemente la democracia, se abre prontamente, es nuestra nueva oportunidad, con la esperanza también llega la ocupación…. y cierro con Bartolomeo Vanzetti; “ Siempre quise un techo para cada familia, un pan para cada boca, una educación para cada corazón, la luz para todo intelecto. Sostengo que el derecho a la libertad de conciencia es tan inalienable como el derecho a la vida “


# Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por Ladorrego AM1470

jueves, 9 de noviembre de 2017

en lo profundo del pozo todavía no se ve el piso...
por Carlos Madera Murgui #

Resultado de imagen para jubilados
Un día, el presidente admitió en su declaración jurada que tenía plata en un paraíso fiscal y un día después lanzó una “amnistía fiscal” para los fugadores seriales de divisas como él y su familia. El anuncio, a su vez, lo enmarcó en otro gran anuncio de alto impacto: el pago a jubilados con juicios contra el Estado por mala liquidación de haberes, en este caso con un impuesto que se les cobraría a los que repatriaran sus capitales .
Es decir, hubo una solución legal para los que desfinanciaron al fisco, produciendo el bache que perjudicó a los jubilados en los ‘90 y, en simultáneo, una supuesta reparación para las víctimas, que tendría que haber sido solventada por las arcas del Estado robustecidas por la supuesta recuperación de divisas. Visto así, en apariencia, cerraba perfecto, la plata estaría disponible, en teoría, porque sus anteriores victimarios la iban a introducir al sistema financiero que antes evadían.
Estamos en presencia de un gran gesto confesional: los que saquearon, vueltos a poner al comando del Estado que vapulearon con políticas de rapiña,  prometieron subsanar el desaguisado por ellos mismos generado, si se les generaban las condiciones para que no haya reclamo que los hagan desistir de su imprevista solidaridad.
La pregunta, es si verdaderamente la plata la van a poner ellos, los fugadores, en un mea culpa de dimensiones históricas, o la seguirán poniendo los que siempre la ponen, aunque por otros canales.
El proyecto del oficialismo pretendió cerrar así, con un anuncio explosivo, un capítulo del desfalco, pero no aclaró ni dijo que el dinero que retornó, en vez de generar inversiones en producción, trabajo y nueva recaudación fue a parar a la timba financiera eximida de tributos.
Del Fondo de garantía, integrado por las acciones de las empresas que el Estado tiene en su poder tras la estatización de las AFJP, nada más se supo, son 750 mil millones de pesos
Esa plata, hasta ahora, servía como reaseguro de las demandas generales del sistema, que se financiaba con aportes de activos pero también, y sobre todo, con dos impuestos, el IVA y Ganancias, que dependen del nivel de recaudación, que a su vez depende del funcionamiento positivo de las variables económicas.
El FGS sostenía la posibilidad de hacer frente a los aumentos semestrales del sistema de todos los beneficiarios, desconectándolo de los ciclos con altibajos de la economía. Es más, ese dinero fue, hasta la llegada del macrismo a la administración estatal, a fondear planes anticíclicos (el Pocrear, el Progresar, Procreauto, la AUH, el Ahora 12) que sostuvieron el nivel actividad, la tasa de empleo y la recaudación necesarios para pagar los haberes de la totalidad de los pasivos, los de más bajos ingresos y también los de mayores ingresos, garantizando previsibilidad y cobertura general:  En la Argentina, hasta fines de 2015 el 97 por ciento de personas en condiciones de jubilarse recibía algún haber después de una vida de trabajo.
Lo que teníamos fue una idea que trajo beneficios al conjunto e hizo viable el sistema. La del macrismo, es otra, vino a generar imprevisión y hasta intemperie en el resto, aunque esto no lo diga nadie.
Aunque no haya sido el enfoque de las coberturas periodísticas mayoritarias en la radio y la TV. La promesa de eliminación del único impuesto a la riqueza vigente va en un único sentido: garantizarle al fugador arrepentido que el dinero que traiga al circuito legal no será importunado por la AFIP, porque el marco tributario será rediseñado de tal forma como para que sea lo suficientemente laxo a las pretensiones históricas del sector que fuga las divisas bajo mil excusas, y que el presidente y su gabinete tan bien representan.
Lo que hoy hay que plantearse urgente es qué ocurre con el sector pasivo que depende de la recaudación en una economía que tiende a reprimarizarse, a estancarse y a recaudar cada vez menos impuestos. Del mismo modo que habría que indagar sobre cuál sería el beneficio de los empoderados circunstancialmente con la actualización de sus haberes, en un contexto de devaluación y alza de tarifas que recortan sus capacidades reales de consumo y ahorro, en un país que vuelve a trazar una línea entre incluidos y excluidos a niveles noventistas.
Lo que se tiende a avizorar, si se analizan las medidas del macrismo como un todo, es que hay en mente una nueva política previsional donde retornarían con fuerza las ideas que procuran derechos a los que individualmente puedan proveérselos y se margina a los que no. En teoría, claro. El sistema de AFJP comenzó así, supuestamente empoderando a los que individualmente podían pagarse una jubilación mejor y dejando al resto a la deriva.
Lo que pocos recuerdan es que todo terminó siendo una estafa, el gran negocio de un pequeño grupo de empresas y bancos, y que el único que estuvo ahí cuando quebraron y se quedaron con la plata de los abnegados aportantes al paraíso jubilatorio que prometían, el único que estuvo ahí para garantizarles un ingreso fue el Estado, financiado, entre otros, por los impuestos que también pagaban los excluidos con el 21% de IVA, mientras los fugadores seriales llevaban su plata a Bahamas, esa que dicen ahora entre otros disparates, que no es delito y que ayuda a la Argentina a salir adelante, para pagarles a los jubilados un haber digno que les escamotean y que en lo profundo del pozo todavía no se ve el piso.


 # Conductor "Dorrego Despierta" de lunes a viernes de 7 a 9 por LadorregoAM1470

miércoles, 8 de noviembre de 2017

TAPA "Dorrego Despierta" miercoles 8-11-2017


Cambiemos, una forma de ser…
Del periodista Gustavo Varela, doctor en ciencias sociales, investigador y docente de la Universidad de Buenos Aires .Ensamblado de opiniones sobre el macrismo y la realidad, trabajo comenzado en enero de 2016.-

Resultado de imagen para cambiemos

No se parecen a nada de lo que conoció la política argentina. Hacen de la eficiencia un culto y de la falta de pensamiento crítico una herramienta. Desde allí construyen conceptos que no son ideas sino aplicaciones. Es lo que fue y lo que se viene.
Son otra cosa. No son la rancia aristocracia del siglo XIX; no son las fieras fascistas del treinta. Se parecen a los de la Revolución Libertadora. Pero estos de ahora son definitivamente otra cosa. Varias, no una, pero lo que más son, es efectivos.
En la política son de genealogía reciente, de fines de los años setenta y comienzos de los ochenta: finanzas y era digital. O sea, máquinas de producción y resultado. Ni Roca, ni Agustín P. Justo, ni Frondizi. Ni Onganía, ni De la Sota, ni Cobos. Eso es carne vieja. Los de ahora son buitres de carroña actual. No son de derecha: no es ese el rango que los mide. Son otra cosa; neo-empresarios, de bicicleta, aire libre y viernes casual. No tienen país de origen, no les importa la Argentina. Pueden vivir aquí o en cualquier lado.
No son conservadores ni ilustrados. Son gentes a pura eficiencia y con muchos recursos técnicos. No tienen cultura, apenas aquella necesaria para el desplazamiento. En general son iletrados, de bostezo fácil frente a un libro.
Tienen preocupación por las formas, porque es parte del mismo asunto. Formas superficiales, de páckaging de felicidad y armonía, de cartel en el subte que dice: “Si alguien se siente mal, ayudémoslo”. Lo obvio se convierte en slogan. Este marketing de vida sana y comprensión es la exudación de la economía política que sostienen.
Son corporaciones que negocian. Ni fábricas fordistas ni empresa familiar. Estas corporaciones no tienen dueño, los excede. Son más grandes las acciones que la voluntad individual de un dueño. Por eso no importa si es Mauricio Macri o quién sea. Macri es un muy buen exponente, sí, pero el asunto es más amplio, de inscripción internacional, de lazos más complicados, de intereses cruzados.
Tienen entrenamiento en el exterior, todos bajo el ala de las finanzas; son eficaces, muy eficaces para lo que quieren. Insisto: no son la derecha ni son conservadores. Son neo. Pura demolición a fuerza de anticipación financiera.
Neo; no es ambición sino procedimiento: es la forma de operación sobre los otros. La eficacia no admite caras, ni parentescos, ni pertenencia grupal. Cuando hablan de equipo es porque los vínculos responden a esquemas funcionales. Son cuerpos de abrazo rígido, de compromiso con la tarea y nada de comunión. Es un equipo gélido. Por eso se abrazan como repeliéndose.
La forma de operar sobre los otros es bajo una apariencia (amenaza) de modernización permanente. El Ministerio de modernización es la institucionalización del dominio financiero por encima de cualquier otra razón.
No son humanistas, no dudan. Retroceden, a veces, pero no dudan. Saben a dónde van y no necesitan que haya alguna mediación. No tienen un proyecto de país. No les importa. Son lo más agudo del capitalismo, su bisturí más impiadoso.
No es un nombre. Son otra cosa: una raza política nueva que casi no conocemos.
La administración del gobierno actual tiene una forma específica de ejercer poder: es la política vaciada como aplicación (app). No hay votantes, hay usuarios. Eso ofrecieron en las elecciones: aplicaciones para usuarios. Es decir, herramientas de uso y habilitación personal: ser felices, estar todos juntos, la alegría es poder colaborar, en todo estás vos, mirar al futuro. La aplicación más elocuente: cambiemos. Ante cualquiera de estas aplicaciones, la fuerza argumental en contra es vista como violencia. Y en el colmo de la aplicación, como soberbia.
La política como aplicación es el desplazamiento del elector al usuario móvil.
Sergio Massa como opositor peronista es una aplicación del gobierno actual. En otras funciones, lo mismo Hugo Moyano y también lo fue el Momo Venegas. Los intendentes radicales, volver al mundo, el fin del cepo, ñoqui, contra militancia, todas son aplicaciones conminadas al uso y la propagación. Y efectivas para administrar usuarios. El yaguareté de los billetes es la aplicación “basta de historia política”. Multitasking Pro.
Narcotráfico: la reiteración del tema, la insistencia y difusión permanente, es la composición de una nueva aplicación. Es necesario instalar el ícono en cada pantalla: Narcotráfico. No vemos claramente qué es; es suficiente el ícono. 
La aplicación es eficiencia sin ética ni compromiso. Por eso puede ser una y lo contrario. Carlos Melconián: “Vamos a devaluar”; Macri, un día después: “No devaluamos”. La aplicación se actualiza. Todo es posible.
Cedamos siempre el asiento. Dejemos bajar antes de subir. Tiremos la basura en los cestos: aplicaciones para la vida Pro. La más clara, la que indica el gesto de un solapado disciplinamiento social: Esperemos siempre detrás de la línea amarilla.
No todo es aplicación. El poder judicial, el poder mediático y las fuerzas de seguridad no son aplicaciones, son la garantía de funcionamiento de las aplicaciones. ¿Para qué? Para la marcha precisa de la economía financiera y del vaciado político.
La aplicación que ya no sirve, se borra o se elimina (Ernesto Sanz y buena parte del radicalismo).
El ícono Pro, con su tecla de avance, no es un partido sino una aplicación con voluntad de vaciado político. El gobierno Pro no fue votado, fue descargado por un 51 por ciento. Esa es su conquista inesperada. Y, a la vez, toda su fragilidad.
El macrismo crea realidad. En su aparente torpeza, en su aparente estupidez, crea realidad. No refleja lo que es, no oculta lo que es. Crea, inventa, produce. No en paralelo a otra cosa. Crea un sistema hecho con palabras, con significantes vacíos, con deslizamientos, con gestos específicos.
Acusarlos de mentirosos es inútil, no sirve. Porque crear realidad no es mentir, es más grande, es otra cosa. Es una puesta en escena sin afuera. Una política sin afuera.  Preguntamos: ¿pero cómo, no ven la realidad? La pregunta es inútil: no hay afuera. Crean realidad: crean cuerpos para esa realidad, crean situaciones, crean un discurso con pocas palabras.
¿Cuántas palabras tiene el vocabulario Macri? ¿O el vocabulario Bulrich, ella o él, es lo mismo? ¿Cuántas? No importa. Crean un lenguaje con poco: felicidad, cambio, no volvamos para atrás, sí se puede, vivir mejor, todos los argentinos, equipo, en todo estás vos, vecino, juntos, nosotros. ¿Engañan? No, inventan un lenguaje atractivo. Un vocabulario tela de araña, atrapante, anhelado. Un conjunto acotado de conceptos que se definen entre sí: Felicidad es el cambio; no volvamos para atrás es lo que el vecino quiere; el vecino es todos los argentinos que quieren la felicidad; el equipo es todos juntos, se puede, vecino y vecino, los argentinos, la felicidad. Nosotros, cambiemos, se puede. El vocabulario es circular y tautológico. Y muy eficaz.     (tautológico): expresión obvia, vacía y redundante.
Crear realidad es crear una  red de conceptos que forman un sistema, y ese sistema es la construcción de una verdad sin afuera (a esto llaman posverdad). Una pura tautología, un espejo, una tela de arañas de la que no es posible salir. Si no entrás, te quedás pataleando en la puerta.
Por eso, para muchos de nosotros, la sensación de la época es la impotencia. La impotencia es más grande que la bronca y más grande que la tristeza. Cualquier expresión del afuera, cualquier discrepancia política es un absurdo, molesta, está fuera de lugar. Es puro exceso. Ante este conjunto de conceptos creados por el macrismo, hablar, decir, opinar, enfrentar, es un exceso que atenta contra un “nosotros” permanente.
Contra el pensamiento crítico, los talleres de entusiasmo . El macrismo es un diluyente para cualquier argumento y la impotencia se hace visible.
Nuevamente: ¿Cuántos conceptos tiene la realidad Cambiemos?  Evidentemente muchos más de lo que vemos y todos los que vemos: Macri tomando mate o abrazando a un pobre o tocando el timbre en Berazategui es un concepto, es una creación de realidad Cambiemos. Los besos al aire de Vidal son un concepto, también son realidad Cambiemos. “Nosotros”, “en todo estás vos” son una puesta en escena, no una forma de inclusión.
La cara de María  Eugenia Vidal también es un concepto: su gesto es muy eficaz para la incorporación de jóvenes a este sistema cerrado de una realidad propia. Toda ella es el vecino, toda ella es el sí se puede, toda ella es el “en cada rincón estoy con vos”. Es una reificación del concepto, una puesta en acto. En ella, en las señas de su cara, en su tono de voz, los conceptos se hacen visibles. Vidal, en esta realidad Cambiemos, es pura ganancia.
Una política sin afuera requiere de un sistema de captura almibarado. Vidal es sedosa, envolvente, casi etérea. Ideal para la captura. Convierte el afuera en una situación sensible: Lucha contra el narcotráfico está incorporado, no como problema, sino  como una puesta en escena: lo que más se ve del tema no es la droga sino el “sacrificio” de tener su hogar en una base militar.
Vidal es la Mujer Pro, la Mujer candidata. No necesita casi de nada. Su apariencia piadosa y su derrame Pan Triste,  son más eficaces que todo Durán Barba. No le teme ni a Macri ni a Carrió.
En esta lógica, ¿dónde situar a Milagro Sala, a Santiago Maldonado, las tropelías en el poder judicial, la precarización laboral ? La respuesta del macrismo es la de remitir a significantes vacíos: está en manos de la justicia es el utilizado para Sala, por ejemplo. Los significantes vacíos son parte del sistema de realidad Pro.
El pobre, el jubilado, los que duermen en la calle,  los desocupados no son significantes vacíos. Pobreza cero, reparación histórica, emprendedores son conceptos de la matrix Pro que no fueron suficientes para convencer. Parece no alcanzar. ¿Nos mintieron? No. ¿Qué hicieron? Crearon más realidad: vamos juntos hacia adelante, nuestro compromiso es que vos llegues, juntos venimos bien, “yo quiero darte todo lo que falte”, dice una de las canciones Cambiemos. O sea, no hay que profundizar ni discutir las causas. Lo que hay es futuro: lo que vemos como mentira o engaño es una promesa a futuro.
El concepto “futuro” es un andamio fundamental en la construcción actual de Cambiemos: “sabemos que hay muchos que no ven todavía la mejora en la economía”; “van a llegar las inversiones”; “cómo no sentir esperanza”; “en equipo lo estamos haciendo posible”. La máquina conceptual del macrismo tiene en el futuro el soporte para mantener una política sin afuera. Mientras tanto, la puesta en escena funciona y el grado de eficacia es enorme.
Pero, la promesa de lo que ha de venir tiene fecha de vencimiento. A diferencia del pasado, que no vence, el futuro en la economía y en la política sí tiene fecha de vencimiento.

Entonces lo real, lo que sucede, el afuera arrollador se impone por encima de cualquier realidad creada y sin ninguna mediación.