martes, 16 de junio de 2015

Adoquines Salvajes:: sábado 13 de Junio::


Peronismo para armar… 


 

>Por Gustavo Marcelo Sala
 

La línea de tiempo de la restauración conservadora tiene sus puntos culminantes en nuestra historia, y hablo de un éxito ensangrentado, de un clímax despiadado...

La muerte de Mariano Moreno 1811
El Fusilamiento del Coronel Dorrego 1828
Caseros 1852
Derrocamiento de Yrigoyen 1930
Derrocamiento de Perón 1955
Golpe Cívico Militar de 1976
Desestabilización económico financiera contra Alfonsín 1989


Un nuevo intento está en marcha, los métodos y las herramientas han cambiado, y está comandada por las corporaciones dominantes, internas y externas, y los poderes fácticos, internos y externos. Sus vasallos, un grupo de ciudadanos medianamente organizados y amuchados por el establisment dominante, sofistas que se autodefinen como políticos. Enorme falta de respeto a la política se le hace desde algunas voces cuando declaman por ella. Hace solo 12 años dejaron el poder, sin embargo estos mercaderes de la muerte extrañan demasiado sus escandalosos privilegios...
El denominador común de todas estas restauraciones es la amplia colaboración que tuvieron por parte de librepensadores progresistas y de colectivos supuestamente populares, en algún caso de cuadros emergentes mimetizados, siempre bajo la sospechosa excusa del republicanismo, un republicanismo que brilló por su ausencia luego de cada estocada contra los intereses del colectivo nacional y popular. Luego de cada intento inclusivo arribó irremediablemente, acaso por determinismo histórico, una reacción en sentido opuesto, con sangre de por medio desde luego. Por eso y como contracara debemos reafirmar nuestra convicción militante, ganando esos espacios que nos pertenecen por prepotencia popular, porque como muy bien describió nuestra joven compañera tucumana Julieta Alejandra Nalín:

Militar no es sólo sacarse fotos con los dedos en ve, no es afiliarse a un partido y listo, no es solamente compartir imágenes sin ningún análisis, no es sólo publicar el orgullo por un líder o una preferencia política. Todo lo anteriormente dicho no está mal... Pero NO ES MILITAR. Militar es caminar los barrios y las calles, es convencer, ayudar, enseñar y aprender de la gente, es ir donde vayan tus trapos y tus kumpas, y hacerles el aguante. Militar es salir de tu casa y sacar tiempo de tu descanso y tu rutina para PARTICIPAR y ser protagonista, es gestionar, es apasionarse, es utilizar tus manos, tu cuerpo, tu mente, tus títulos, tu tiempo y tus habilidades en pos de transformar esa realidad que te inquieta. Eso es militar!!

Algunos militan por necesidad, otros por interés, otros por pasión, otros porque lo llevan en la sangre o por terapia. Algunos son militantes "por etapas" y otros militantes de "toda la vida y las épocas", son los que llamo de "pura cepa". No existe ni la "automilitancia" ni la "militancia de café" ni "el militante pasivo". En la militancia no existe la pasividad. La militancia es actividad y movilidad constante, sólo los que lo vivieron o viven, lo saben. A veces es necesario aclarar un poco los términos




De manera que luego de haber escuchado durante la semana ciertos cantos de sirenas rupturistas, sostener que Randazzo es más o menos K que Scioli o viceversa me suena que ante la falta de argumentos políticos se intenta plantar un absurdo kirchnerinómetro. Estamos cayendo en lo peor del peronismo; aquello que nos trajo las más tristes desgracias intestinas: el peronómetro de los peronólogos, la pureza y la impureza, una suerte de encerrona sostenida solamente por el deseo individual del patio propio, ansias que conspiran notoriamente en contra del colectivo nacional y popular... Es probable que cada uno que lea este humilde disparador tenga una lectura distinta de esos 12 años, y cuando digo distinta me refiero a los gradientes políticos. Acaso para algunos se podría haber hecho más de acuerdo al apoyo popular recibido, otros hablarán de lo posible, estarán los que piensen en un período de asertos tangibles e intangibles. El “pero” aflorará de inmediato porque en definitiva estamos debatiendo políticas. En mi caso prefiero involucrarme con las verdades 15, 16, y 17 del Gral. Perón, síntesis doctrinaria, creo que allí debería estar planteado nuestro debate de cara al futuro, y ese debate se debe dar dentro de la organicidad que tiene el propio Partido. 


Para seguir a Gustavo: http://lasbalasdelcampanario.blogspot.com.ar/

1 comentario: